República y Humanismo

"La solidaridad es la ternura de los pueblos" (E. C. Guevara)

  • RSS Feed desconocido

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • RSS Lluís Torró

  • RSS Feed desconocido

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

¿Qué modelo para La Romana? Las claves de la decadencia política y democrática en La Romana

Posted by Bernabé en mayo 31, 2010

Quisiera canalizar a través de estas líneas las distintas reflexiones que me suscitan el análisis de un hecho ciertamente lamentable y obsceno que esta semana aconteció en La Romana: se trata de la asistencia de nuestra Teniente de Alcalde y a la sazón concejala de Cultura al programa “Sálvame”.

En una primera línea de ataque contra-cultural, una de las concejalas de más raigambre derechista y nacional-católica en el Ayuntamiento de La Romana, puso de manifiesto la sensibilidad y prioridad cultural y social de la que, en cualquier caso, siempre hemos dado fe y de la que hemos sido desafortunados testigos desde hace años y en el ejercicio de su actividad política.

Mientras alzan la bandera antidemocrática y autoritaria de la prohibición de grabar los plenos en La Romana, no tienen ningún empacho en exponerse ante audiencias multitudinarias como las procesiones o, lo que es más cutre, deleznable y infausto: exponerse ante una audiencia de millones de televidentes mientras que con una carcajada semi-espontánea, nuestra concejala de cultura aplaude a seres como Carmele bailando una danza árabe, pues se regocijará al pensar cuán parecido es aquello a las antiguas prácticas de entretenimiento del pueblo mientras en el despacho se llevan a cabo las más atroces tropelías contra el ciudadano, la democracia y la administración pública.
La ciudadanía, a través del orden de prioridades marcado por las instituciones mercantilizadas y sometidas al arbitrio succionador del mercado, se preocupa hartamente por los déficits económicos y los desajustes presupuestarios. Sin embargo, considero que los déficits democráticos y los desajustes institucionales-democráticos, son más importantes si cabe, pues unas instituciones (en este caso locales) sometidas a ultrajes de esta naturaleza, son sin duda alguna unas instituciones débiles e incapacitadas para afrontar problemas de diferente índole como puedan ser, por ejemplo, los déficits económicos, los desajustes presupuestarios o la política cultural.

Probablemente nuestra representante (que esperemos pronto deje de serlo porque dimita o porque los romaneros decidan no votarle más y pierda las elecciones para dejar paso a romaneros y romaneras mucho más versadas en la sensibilidad cultural) añore los espectáculos televisivos en los que entre minifaldas y ventrílocuos, una sociedad quedaba entretenida cuál niño que ve a un burro alzarse en el aire con alas desplegables de pomposas y espumosas plumas: cuál niño que ve a un burro volar.

Creo (como muchísimos romaneros y romaneras) que ya está bien de que continúenos haciéndonos los tontos y mirar para otra parte. Lo de esta semana fue toda una declaración de intenciones y una tremenda agresión para el compendio de competencias a que nuestra concejala está obligada dada la noble posición que ocupa (y que sin duda alguna ultraja) y el generoso sueldo que cobra.

Cuando nuestra “demócrata” Teniente de Alcalde entró al plató de “Sálvame”, ¿Acaso le dijo a los cámaras que no la grabaran como sí hace con sus conciudadanos y vecinos de La Romana? ¿Acaso con ese miedo que tiene a que la graben en el ejercicio de las funciones por las que cobra y vive rehuyó sentarse en la primera fila? Mientras en La Romana censura a sus vecinos por cuyos impuestos cobra su sueldo, y mientras que en La Romana ejerce una misión política que sólo utiliza para restringir derechos añorando viejos tiempos de fascismo y dictadura, mientras todo esto es así ahora y en La Romana, luego no tiene empacho en regocijarse en la miseria humana, cultural y en la agresión antisocial y antipedagógica que supone un programa de esta categoría y en el que se lanzan manifestaciones verbales y físicas soeces, vulgares y que sirven de ejemplo para una adolescencia y juventud que desde las casas, cada tarde, observan fijamente para luego imitar.

Causa la más absoluta reprobación hacia nuestra Teniente de Alcalde, que mientras (junto con el alcalde) no deja grabar los plenos de La Romana para la difusión (conforme marca la Constitución y el ordenamiento jurídico) de la noble actividad democrática que el Pleno constituye y por la que cobra de los impuestos de los romaneros a los que les prohíbe luego ver cómo gestiona el Ayuntamiento (y que así vean si lo hace bien o mal, y por tanto puedan saber si le están votando merecidamente o no); causa la más absoluta reprobación pues, que sucediendo esto, luego se exponga aplaudiendo a maleducados de cuna, sinvergüenzas traficantes, neonazis y fascistas simpaticones, y todo ello ante millones de conciudadanos.

Sin duda alguna, pensará que así se expone a todos los romaneros, que en ese momento estaban viendo el programa, menos los que, en La Romana estábamos en el curso para adultos mientras estudiábamos las funciones del sistema cardíaco, operábamos con fracciones y nos enseñábamos a leer y expresarnos para evitar que el día de mañana cualquier fan de “Sálvame” pretenda engañarnos aprovechándose de la ignorancia y el analfabetismo del que hacen bandera y que a cada instante veneran cual instrumento principal de poder y manipulación.

Nuestra concejala pensaría (siempre con el apoyo incondicional de parte de su gobierno local, pues todos sabemos las fisuras internas que existen en la Corporación respecto de su papel y figura política) que de este modo contribuiría a proyectar a su pueblo y a sí misma. Uno contribuiría a proyectar el cariz cultural y democrático de La Romana si hiciera viajes a Los Conciertos de música clásica de RTVE o a otros muchos programas culturales, educativos o medioambientales (que seguro que existen a pesar de que los desconozco por no ver la tele que atonta, entretiene e idiotiza mientras miles de libros nos esperan para cultivar nuestra mente y labrar nuestra sensibilidad cultural, humana, social y democrática).

Ahora, una vez las huestes del Partido Popular de La Romana hayan leído estas líneas, pensarán que ahora más que nunca es cuando hace falta mano dura para los comunistas de Izquierda Unida de La Romana. Pensarán que ahora ni agua, y que hay que prohibir que graben el pleno aunque eso suponga sacarlos a garrotazos del Pleno Municipal. La concejala de Cultura (mira que me duele tener que decir esta expresión… “concejala de cultura”…) considerará que ya hay razones más que suficiente para que esta “gentuza” sea tratada como se merecen: como los trataron durante cuarenta años… “¡ay qué tiempos!”
Dirán que es que hay resquicios legales para prohibir que se grabe el pleno: también había sustento legal para la censura durante el Franquismo, pero también había quien decía que aquello era legal, pero que era, a todas luces, injusto. Y en caso de que hubiese resquicio legal (que ya es menester que lo busquen y rebusquen y que hablen con el secretario y sus abogados y les digan y supliquen que busquen el artículo), ¿Cuál es su opinión? Pues la que siempre tuvieron: aquí no se graba el pleno, y a la puta calle, y punto pelota… para acabar diciendo, como diría nuestra concejala de cultura emulando a la entrañable Belén Esteban: “¿vale?”
Por mucha ley y artículo, es evidente que la Constitución, la ley y el ordenamiento jurídico respaldan el grabar los plenos, pero, ¿Qué opinan ellos? Está claro: opinan que hay que administrar censura, que de eso en su partido saben mucho, pues quien la administraba durante el Franquismo es su miembro fundador y Presidente del PP: Manuel Fraga. Ah, pues qué.

El problema es que hasta ahora habían hecho lo que les había dado la gana. Es muy cómodo gobernar en una democracia débil con la herencia de cuarenta años de manipulación, miedo y represión. Pero ahora toca educarse en las prácticas democráticas, y parece que todavía les cuesta deletrear eso de que “la democracia ha llegado: los plenos son públicos y cualquiera los puede grabar”. También les toca educarse y condenar el modelo televisivo que adula a corruptos, maleducados, sinvergüenzas, canallas, drogadictos, traficantes, chulos, putas de lujo, mientras los investigadores se marchan de España, la gente ve la tele más horas en un día que lee en todo el año, y los alcaldes y concejales presentan un nivel académico más que bajo (menos mal que para ser alcalde o concejal no piden título, si no, otro gallo cantaría, y sin embargo pienso que no hace falta tener título, pues cualquier campesino demócrata podría serlo, pero es que aquí, ¡ni eso!, es decir, ¡ni convencimiento democrático!).

Es para ponerse a hacer el pino en camisón como Don Quijote en las rocas de Sierra Morena cuando uno ve a nuestra Aldonza Lorenzo aplaudiendo a una cuadrilla de borrachos (¡se hacen cubatas en pleno programa y chinchón… y coca… boba!) y canallas alzando la voz, con los ojos en blanco y las pupilas dilatadas y, en definitiva, destruyendo el espíritu cultural y de sensibilidad académica que es la única cuestión clave y cierta que queda para cambiar esta sociedad y que al menos por mi parte los romaneros siempre tendrán asegurada.

Porque podréis pensar que ahora sólo nos dedicamos a criticar, pero esta crítica es el punto de inicio para condenar un modelo cultural y ofrecer otro. Otro sistema de valores basados en el respeto a los valores universales que engendra la crítica labrada durante años con el estudio y la reflexión académica y cultural. Un modelo que por nuestra parte contaría con una campaña de boicot a este programa, que implicase cerrar la tele cuando un programa de estos hace presencia en nuestras casas y ultraja nuestra dignidad mediante gritos… ¿¡Se piensan que somos tontos!? ¿O nos lo quieren hacer?

Es hora de que la gente encuentre de nuevo, o por primera vez, que la única salvación para nuestra existencia está en la trituradora de emociones que supone la lectura, en el entrenamiento que implica el estudio y en la creación y recreación personal, humana, individual, comunitaria, que significa el gozo y análisis pormenorizado del arte y de la música clásica, que activa las sinapsis neuronales hasta generar tormentas de neurotransmisores en nuestros cerebros hacia una dimensión que emula la salvación cristiana, aunque generando una felicidad (una eudaimonia) plena en esta vida: la única cierta y evidente.

Nuestro espíritu republicano, respetuoso, está siempre dirigido a eliminar los obstáculos para la plenitud de la vida humana, en miras hacia la emancipación humana que le permita huir de la enajenación religiosa, del trabajo o en relación a su distanciamiento del medio ambiente. Como señalaría Haro Tecglen, la república a la que aspiramos y que puede ser real en cada gesto y decisión aun bajo las fauces de una monarquía como la que hoy vivimos, es “el núcleo mental de la razón, la lógica, las vías del pensamiento, la tolerancia y la apertura, las maneras de disminución de pobreza y riqueza entendiendo que son simultáneas, la reducción de la fuerza como poder absoluto, el reparto entre más personas (o entre el pueblo) de la función pública. Quizá sea pura maldad: igual. No, por favor; iguales (a ellos, a los populares aduladores de fascistas, maleducados y degenerados), no. Ni en el bien ni en el mal”.

Una nueva Romana es posible y necesaria, ahora más que nunca.

Salud.

Y aquí os dejo un lapso de belleza y energía (enérgica belleza.. bella energía) para distendir el ánimo.

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

Por el derecho a la información en La Romana

Posted by Bernabé en mayo 20, 2010

EU ha irrumpido con fuerza en el escenario sociopolítico de La Romana. Un equipo enérgico y creativo de personas trabajadoras, honradas y comprometidas, unido a un discurso con ideas claras y conectadas con el pueblo, están siendo la clave de una estrategia que mantiene en alerta a los dos principales partidos políticos de La Romana (PP y PSOE) y que da esperanzas y energía a todos los romaneros ante una nueva forma de hacer política. EU considera que cualquier debate público carece de sentido si la población no está informada de los términos y el contenido de ese debate. Por ello, consideramos vital que se haga efectivo el derecho a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión (art. 20.1 d CE), evitando cualquier tipo de censura previa como la que pretende aplicar el alcalde y que la Constitución prohíbe (art. 20.2). Derecho a la información y a la grabación del que todos los romaneros son titulares por el hecho de ser ciudadanos plenos y libres, y no porque el Ayuntamiento les haga un favor. Cualquier romanero/romanera entiende y exige a estas alturas que los plenos de La Romana sean públicos y que puedan ser grabados por cualquier ciudadano, sea cual sea su trabajo (no necesariamente periodista), su ideología o su partido político. La jurisprudencia da la razón a EU. Pero lo más importante no es eso, sino que todos los romaneros a pie de calle están ya solicitando que se puedan grabar los plenos y que cualquier ciudadano pueda difundir lo grabado en cuanto que algo público: pues se trata de la reunión institucional más importante de La Romana (la del Pleno) por parte de quienes cobran generosos sueldos porque el pueblo les ha votado y les ha puesto ahí; un pueblo que es quien manda sobre los políticos porque para eso les pagan y les hacen preguntas, les piden explicaciones y les graban en el ejercicio de su misión institucional. Las cosas tienen que cambiar: las cosas están cambiando. Como vaticinó J-J. Rousseau en su Discurso sobre las ciencias y las artes el progreso tecnológico carece de sentido sin un progreso y compromiso ético y democrático que las dote de un contenido destinado al verdadero progreso humano. Internet, junto con otros dispositivos electrónicos, constituye una oportunidad para acercar la política a la gente, que es quien con sus impuestos mantiene a aquellos que la ejercen por delegación, y no por derecho divino. En La Romana hay gente joven que no acude al pleno, pero lo podría ver por Internet. También hay gente mayor que no puede desplazarse al pleno, y que ni siquiera podría leer las actas del Pleno: esa gente podría ver el pleno desde su casa con un DVD o por Internet. También pagan impuestos y son ciudadanos de pleno derecho. Todos sabemos que en nuestros pueblos vecinos (Novelda, Aspe, Monóvar, Pinoso, ¡en todos!) los plenos se graban y se retransmiten íntegramente, e incluso algunos en directo. No hay razones hoy en día para negar que cualquier ciudadano pueda grabar el pleno y difundir las imágenes obtenidas, sea o no un profesional del periodismo, como señala la Constitución y la jurisprudencia (casos de Manises o Pilar de la Horadada). De hecho, el Ayuntamiento en ninguna resolución ha justificado la negativa, y se ha limitado a negarse sin más. Espero y exijo que el alcalde y sus concejales, a la luz de la Constitución, la jurisprudencia y el ordenamiento jurídico, reconsidere su decisión y errónea actitud. Espero que el alcalde y sus concejales (en especial su intransigente y fanática teniente de alcalde), eviten la censura previa que improcedentemente han impuesto en La Romana; y lo esperamos ante lo impopular de la medida adoptada y ante la destacada misión que por el desarrollo e impulso de las prácticas democráticas deben trabajar a favor de la democracia que les permite gobernar. ¿Qué sentido tiene formar parte de distintos pactos y compromisos de buenas prácticas cuando luego no se cumplen? Mientras tanto, Esquerra Unida continuará con su campaña pacífica, educada, democrática y comprometida, como así lo ha venido haciendo hasta ahora, para garantizar las prácticas democráticas a que la Constitución y la democracia nos obligan. Hemos seguido todos los cauces administrativos y legales para obtener un permiso que no debiéramos ni haber pedido, pues el derecho se desprende directamente de la Constitución (art. 20.1.d) y de la Ley de Bases de Régimen Local, así como del imperativo democrático que habita en cualquier demócrata comprometido independientemente de la legislación. Por ello, no descartamos acudir a los tribunales, aunque esperamos que la situación se reconduzca y hayamos conseguido un importante y necesario paso por la democracia en La Romana y la comarca que a todos beneficiará y entusiasmará hacia ese otro modo de hacer política tan necesario como posible por el que EU está luchando.

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

Yann Tiersen. Amazing Short.

Posted by Bernabé en mayo 16, 2010

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Carta del Capitan Dickson

Posted by Bernabé en abril 29, 2010

Os facilito un documento inédito y de inestimable valor que he conseguido a través de nuestro entrañable amigo Enrique Cerdán Tato (¡Gracias camarada por tu labor, tu consejo y tu grandeza!). 

Se trata de la traducción de la carta escrita los días 2 y 3 de marzo de 1939 por el Capitán Archibald Dickson del navío de vapor STANBROOK al periódico londinense “The Sunday Dispath” . Proviene de los archivos de su hijo el Sr. Arnold A. Dickson.

CARTA DEL CAPITÁN DICKSON

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

¿Qué juventud romanera?

Posted by Bernabé en abril 27, 2010

La incapacidad de los pequeños Ayuntamientos conservadores de nuestra comarca, y en particular del de La Romana, para hacer frente a los verdaderos y más graves problemas que su pueblo vive se manifiesta también en las inexistentes y en su caso deficientes políticas dirigidas a la juventud.

De nada sirve presentar a los jóvenes proyectos de ocio y entretenimiento mientras no se les inculca una sensibilidad por mejorar sus condiciones de vida presente y futura. Los partidos políticos no pueden continuar considerando a los jóvenes como una pandilla de niñatos que conviene tener entretenidos, o por otra parte, abandonados a su suerte con la excusa de que “pasan de todo”.

Los jóvenes deben tener a su disposición la confianza, los recursos económicos y organizativos, así como el respeto debido por parte de nuestros gobernantes, y reconocer que los jóvenes somos capaces de marcar nuestra propia agenda de actividades y prioridades, y no consistentes exclusivamente en beber, fumar y “pasar el rato”. Los jóvenes hemos de reconocer muchos errores, pues en ocasiones escapamos de nuestros problemas desviando la atención y avanzando en un infantilismo que por otra parte mantiene muy contentos a los gobernantes y que hace ricos a muchos considerándonos máquinas de consumir y lucir marcas.

En nuestro pueblo no existe una política de juventud coherente, y ni tan sólo una política de juventud aunque sea incoherente. Una política de juventud no consiste solamente en facilitar un autobús a esta o aquella fiesta o en mantener un centro de juventud sin un proyecto de actividades o con materiales informativos y formativos del todo desfasados. Un proyecto de juventud para La Romana debe consistir en un modelo de formación y responsabilidad de los jóvenes e

n la tarea de vivir en sociedad, de la que no deben evadirse y de la que son miembros de pleno derecho y con voz. Ciudadanos como cualquier otro individuo o grupo social con inquietudes, dudas y preguntas sin responder. Los jóvenes deben ser conscientes de que vivimos los problemas más complejos que la sociedad de consumo y el capital han sido capaces de generar. Las políticas de liberalización económica y de flexibilidad del mercado laboral ejercidas por todos los gobiernos que hemos tenido hasta ahora, han implicado la contratación de los jóvenes por debajo de nuestro nivel de estudios, el despido cada vez más barato o la odiosa contratación temporal que nos sume en la inseguridad laboral y vital y nos resta oportunidades de futuro estable.

El paro juvenil es de los más elevados de Europa en nuestro país, y eso se hace notar en La Romana también. “La estrategia de modernización (liberalización, privatización y empoderamiento de las empresas) ha incrementado el empleo en los trabajos inestables y mal pagados para la gente joven y emplea a los trabajadores por debajo de sus niveles educativos” (Informe Petras).

Mientras no seamos conscientes de esta desesperante situación, cualquier iniciativa de ocio y entretenimiento no va sino destinada a despistar nuestra atención y a que no reivindiquemos nuestros derechos según cada problema.

¿Acaso quieres estar toda tu vida de contrato en contrato y encima sin indemnización por despido? ¿Acaso quieres trabajar horas y horas sin tener tiempo para tu pareja, tus amigos o para luchar con tus compañeros por una Romana y un mundo mejor? ¿Acaso quieres que los mayores piensen que eres un borracho o un drogado sin ideas propias cuando en realidad tienes mucho que ofrecer? ¿Vas a estar sentado mirando pasar los coches y el tiempo cuando en los despachos políticos y empresarios piensan como robarte cada día un poco más? ¿Acaso has perdido la pasión por viajar, conocer nuevos mundos y gente nueva? ¿Acaso joven romanero estás muerto, o por el contrario tu vida empieza y debes construirla tú mismo desde ya? 

El Ayuntamiento se desentiende de informarnos sobre modos de buscar empleo; de ofertas de estudios universitarios o de FP; de facilitarnos información sobre albergues o viajes para descubrir mundo y conocer gente más allá de nuestras calles;  no dinamiza las asociaciones juveniles para que funcionen más y mejor; no organiza charlas sobre sexualidad ni drogodependencia; y tampoco presta atención a las propias prioridades que tienen los jóvenes y nos consideran unos vagos que vivimos de nuestros padres.

Es muy fácil decir que los jóvenes pasan de todo. Es cierto que muchos jóvenes han podido cometer ese error, pero la misión y responsabilidad de todo gobernante, que es para lo que le paga el pueblo, debe estar constantemente buscando soluciones. Y como nuestros gobernantes no hacen nada de eso, los jóvenes debemos tomar las riendas de nuestras prioridades y solicitar, exigir y demandar esa atención y los recursos para funcionar.

Como diría Ernesto Che Guevara, construir en definitiva una juventud con “una gran sensibilidad ante todos los problemas, gran sensibilidad frente a la injusticia. Espíritu inconforme cada vez que surge algo que está mal, lo haya dicho quien lo haya dicho. (…) Estar siempre abierto para recibir las nuevas experiencias, para conformar la gran experiencia de la humanidad (…)” (Escritos Revolucionarios).

Y para acabar, esta intervención sarcástica de Les Luthiers:

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

Ludovico Einaudi. Primavera.

Posted by Bernabé en abril 24, 2010

El estilo minimalista e introspectivo de Ludovico Einaudi para evocar la Primavera que alarga los días y embellece el paisaje regalándonos la vida que el rapto consentido de Perséfone nos había negado hasta estos días.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Ante la crisis del mármol en La Romana y comarca

Posted by Bernabé en abril 24, 2010

Todos conocemos las consecuencias de la crisis en el Vinalopó por el desplome de nuestro tejido industrial asociado a la manufactura del mármol extraído del Monte Coto y otras canteras de la provincia e incluso de otras Comunidades Autónomas. Ahora toca buscar soluciones, y en esta circunstancia, el peor de los escenarios debe ser la fragmentación o la unilateralidad en la toma de decisiones por parte de los distintos Ayuntamientos y agentes sociales y económicos implicados. Por ello, resulta particularmente desafortunada la decisión adoptada por el Ayuntamiento de Pinoso de generar una marca que, bajo el distintivo Mármol Crema Marfil Monte Coto Pinoso, suponga un valor añadido a los bloques de mármol extraídos en las canteras del Monte Coto. Resulta indiferente para las autoridades de esta localidad cuál será el lugar de la manufactura y señalan que como ayuntamiento no pueden controlar el destino del mármol extraído para su elaboración: la comarca o China, cuando la diferencia entre ambas opciones resulta, por abismal, nada despreciable y precisada de una clara respuesta de la que nuestras autoridades no pueden evadirse. La eventual normalización de las exportaciones de mármol en bruto (que ya se está materializando ante nuestros ojos) contribuye a la destrucción del empleo y a profundizar la crisis en la comarca, donde su sociedad se sustenta en la manufactura del mármol, y no exclusivamente en su extracción.

El Ayuntamiento de Pinoso habrá pensado que ante la profunda crisis, que cada uno barra para su casa, sin considerar que la decisión de crear una marca asociada a la extracción del mármol y no a su manufactura, lo único que puede generar es:

1. Un incremento de la extracción, con unos mayores ingresos para el Ayuntamiento de Pinoso, pero también;

2. Una sentencia de muerte para el resto de los municipios de la comarca, así como también para Pinoso al incentivar y acelerar el agotamiento de su fuente de riqueza.

Sus ayuntamientos, estimados lectores, en vez de unirse aprovechando la casi unánime mayoría del PP en la comarca y exigir medidas a la Generalitat, lo único que hacen es:

1. Satisfacer la insostenibilidad de sus ingresos asociados a la extracción.

2. No preocuparse por desarrollar un tejido industrial sostenible y a largo plazo.  Ya habéis visto en La Romana que se nos prometió el mayor boom económico que jamás se conoció, y ahora nos encontramos con una tasa de paro con más de 200 desempleados, con nuestro territorio destruido y con unas arcas municipales en su peor situación. Y todo esto bajo la responsabilidad de nuestros gobernantes, que en vez de promocionar el bienestar local y la sostenibilidad económica, lo que han hecho es fomentar la ruina.

3. No adoptar una solución en clave comarcal y cada uno tirar para sus intereses.

Y todo sin contar con los trabajadores, que son los que han estado trabajando durante todos estos años y ahora ven como todo se desmorona y son ellos los más perjudicados, como si fueran los culpables de todo, mientras que de la crisis, los de siempre se ven todavía más beneficiados. Qué sentido tiene un Centro Tecnológico del Mármol y Actividades Mineras como base de investigación e innovación cuando el pilar de la manufactura se está dinamitando progresivamente mientras los trabajadores y familias de la comarca ven impotentes cómo el patrimonio económico, natural e histórico de su comarca se esfuma incentivado precisamente por la incompetencia de nuestros ayuntamientos.

El lamentable caso del Centro Asistencial del Monte Coto, junto con los ERE´s iniciados por distintas empresas y aprobados por la Dirección General de Trabajo de la Generalitat Valenciana, no son sino la muestra de un modelo económico basado en la generación de beneficios a costa de la destrucción del tejido social y el entorno medioambiental de toda una comarca con más de 170.000 habitantes, trabajadores y ciudadanos contribuyentes. Y todo dado por la incapacidad de acuerdo de nuestros alcaldes y empresarios para presentar, junto con sindicatos y trabajadores, un proyecto económico para la comarca serio, sostenible y generador de empleo.

Mi propósito desde EUPV consistió en instar a los ayuntamientos de la comarca (Pinoso, Algueña, Novelda, La Romana y Monforte del Cid) mediante una propuesta de Moción para que se adopte un documento que implique otorgar a la Comisión Sectorial de la Piedra Natural un sólido y más amplio marco competencial para que, en cuanto que foro en el que se reúnen sindicatos, empresarios y ayuntamientos, se habrá un proceso para la búsqueda de soluciones consensuadas y no unilaterales y perjudiciales para el sector en su conjunto. Consideramos que la mejor de las decisiones, en el marco de dicha Comisión, ha de implicar la generación de una marca que permita identificar el mármol elaborado en la comarca, y no sólo su extracción.

Sólo tiene sentido generar un valor añadido a un producto que es patrimonio de todos si dicho valor va a implicar un incremento del empleo y una mayor calidad de vida para la comarca. De lo contrario, sólo se estará incentivando el aceleramiento de la extracción y el agotamiento de mármol, e incrementando el paro, con la catástrofe socioeconómica que ello ya significa. Los ciudadanos, sindicados, unidos y con el apoyo de quienes nos mostramos sensibilizados en este aspecto y con ideas y propuestas claras, deben movilizarse en la calle y las instituciones para presionar a los ayuntamientos de la comarca y sus alcaldes, a que favorezcan la elaboración del mármol en los municipios del corredor del mármol, cosa que se puede conseguir, entre otras medidas, generando una marca cuyo valor añadido no implique únicamente incrementar los beneficios de las arcas municipales (de forma limitada) y de las empresas extractivas.

Se trata, por tanto, de una Marca Mármol Coto-Vinalopó cuyo valor añadido resida en:

1. El capital humano y la calidad del trabajo en la comarca.

2. La tradición histórica en la manufactura de la piedra; y,

3. En la protección del medio ambiente.

Un valor añadido que no signifique incrementar ingresos que se esfuman, sino una manera de financiar la disminución de la extracción y la producción a cambio de una mayor sostenibilidad de la economía comarcal en el tiempo. De lo contrario, los ciudadanos habrán de tomar decisiones por sí mismos frente a sus ayuntamientos mediante movilizaciones, protestas y acciones colectivas de lucha de clases y reivindicación, que pongan fin a esta sangría de empleo (30.000 parados), a la erosión de la salud de trabajadores y ciudadanos (como en Algueña por el polvo), al desaprovechamiento de nuestros recursos económicos (con una deficiente gestión pública) y a la destrucción del medio ambiente (en nuestros parajes naturales y rurales).

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Descenso a la clase obrera (II). La Estrategia de la modernización. Informe Petras: un hito silenciado de nuestra historia reciente.

Posted by Bernabé en abril 23, 2010

La modernización de la economía española entre 1982 y 1995 (periodo de gobiernos socialistas) implicó:

1. Liberalizar la economía.

2. Ahondar la inserción de España en la división internacional del trabajo (integración en la actual UE); y,

3. Configurar un nuevo “régimen regulador” que afectó profundamente a todos los sectores, regiones y clases de la población.

Las medidas clave incluían:

A. La liberalización de los mercados.

B. Privatización de empresas públicas y bancos.

C. Libre convertibilidad.

D. Flexibilización del mercado laboral. (…)

Las relaciones asimétricas caracterizaron la “internacionalización del capital”. La práctica común del capital foráneao fue adquirir empresas españolas, mientras no hubo apenas participación española en compañías extranjeras. El resultado en muchos casos fue la conversión de España en una plataforma de exportación de mano de obra a compañías multinacionales de capital extranjero.

Durante el régimen regulador “industrial-nacional”, los principales actores sociales eran funcionarios públicos nacionales (electos y no electos) y líderes empresariales, sindicales y cívicos. Bajo el nuevo régimen regulador, los actores principales son prestamistas extranjeros, directores de bancos multinacionales, altos funcionarios de la CE y funcionarios públicos (elegidos o no) vinculados a las redes internacionales.

El nuevo régimen regulador y el proceso de acumulación que éste dirige ha tenido dos impactos principales:

1. Ha facilitado la desindustrialización de la economía y la ascendencia de la “economía de servicios”.

2. Ha fomentado la desnacionalización de la economía y la ascendencia del capital de propiedad extranjera.

En el contexto español, “liberalización” significa (…) cambio en las reglamentaciones, que facilita la expansión del capital extranjero, el crecimiento de los servicios y mayores prerrogativas del personal directivo en el puesto de trabajo.

El nuevo régimen regulador amplía el papel del Estado a la hora de financiar, subvencionar y sacar de apuros al capital privado, multinacionales extranjeras incluidas.

La ascendencia del nuevo régimen regulador prolongó el proceso de liberalización en los 90 y abrió las puertas a ulteriores tomas de poder extranjeras de la economía (internacionalización asimétrica y mayor especialización de los servicios).

La cuestión principal es si la estrategia de modernización h aconducido a una smayores equidad social y liberad política o a unas más hondas desigualdades y a un debilitamiento de la democracia política.

Descartamos el supuesto de muchos economistas liberales de que un funcionamiento favorable del mercado se traduce necesariamente en mayores niveles de vida y en más libertad política.

 

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Laicidad e incumplimiento constitucional en La Romana

Posted by Bernabé en abril 21, 2010

En nombre de Jesucristo, en nombre de Dios. En nombre de los pobres, los miserables, en nombre de la bondad. En nombre de las Santas Cruzadas, de los obstáculos a la ciencia, la igualdad, la libertad y el progreso humano. En nombre de los encubrimientos sobre delitos (y no pecados) cometidos por ministros de la Iglesia Católica. En nombre de quienes se oponen a las decisiones adoptadas por los Gobiernos legítimamente constituidos, sus leyes y decretos, sus principios y convicciones laicas, estrictamente éticas, ideológicas. En nombre de todo esto se manifiestan públicamente nuestros políticos, del PSOE, del PP, de la derecha nacionalista de la correspondiente región, en cada procesión a celebrar, en Semana Santa, pero también en las exaltaciones de patronos locales. La culpa, el flagelo, el miedo al infierno, al castigo eterno, el pecado, la moral prescriptiva hacia el ser desasosegado y sin esperanzas (sustraídas por la religión). En nuestros pueblos y ciudades, los concejales populares y socialistas acuden a las procesiones en cuanto que representantes de las instituciones públicas, locales, democráticamente constituidas en nombre del pueblo, por y para el pueblo, para la gestión de los dineros públicos y la promoción de la libertad, la igualdad, la solidaridad, la justicia, la lucha, la laicidad y la transformación social. Resulta repetitivo, no por quien lo recuerda, sino por quien lo vulnera, el artículo correspondiente de la Constitución por el que se proclama la aconfesionalidad (léase laicidad) del Estado español, y que implica y obliga desde la Jefatura borbónica, antidemocrática y retrógrada del Estado, hasta el último de la lista en una candidatura a elecciones municipales. Deben saber estos concejales que tanto si prometen como si juran, están incumpliendo la Constitución. Señalan en su acto de toma de posesión cumplir y hacer cumplir la Constitución, de modo que con su acto vulnerador de la Constitución asistiendo a procesiones de todo tipo, los concejales que prometen incumplen la Constitución y los que juran cometen además un pecado por incumplir la palabra con la que ante Dios se han comprometido, que es la de cumplir y hacer cumplir la Constitución que, vulnerándola con un crucifijo delante, han jurado cumplir.  

Pero, de nuevo, nuestro texto supuestamente democrático (Monárquico, y por tanto no democrático) es explícitamente dinamitado por parte de los principales partidos políticos que asumen como un eje de normalidad democrática la asistencia a las procesiones: actos privados de exaltación de principios dogmáticos personales de determinados individuos y grupos que consideran adecuado someter los códigos éticos y humanos de carácter colectivo, a convicciones fundamentadas en el miedo, la opresión de la conciencia, el castigo a la libre conducta en la consecución de la libertad, el progreso humano y la solidaridad. ¿Estarían de acuerdo nuestros políticos y políticas en vender los trajes que lucen en un evidente acto de ostentación en cada procesión haciendo caso de aquello de que “si quieres ser perfecto anda y vende cuanto tienes y dáselo a los pobres”? ¿Qué pensaría Jesucristo, en nombre de Él y de cuyo Padre se llevan a cabo estos actos de exaltación, si viese al correspondiente cura, beata/o y alcalde o concejal lucir de forma pomposa vistosos y carísimos trajes? ¿Esos mantos que ponen a las figuras que representan a Mí y a mi Madre, de dónde se los han sacado, si íbamos, vivíamos y vestíamos con viejos harapos? ¿Qué pensaría Jesucristo de ver a tal o cual divorciada/o, adúltero/a, etc., permanentemente ausente de la liturgia dominical y de la estricta conducta moral diaria, ahora luciendo en nombre de la estricta y ordenada moral basada en aquello de que “éste es un sacramento indisoluble. Debéis permanecer juntos durante toda la vida”?

No estaría nada mal que en nuestro pueblo se pusiesen de mutuo acuerdo los partidos políticos con representación en el Excmo. Ayuntamiento de La Romana para dejar de asistir a las procesiones de distinto signo. Cada concejal o alcalde que vaya, como uno más, con el cirio o no, con la moral puesta al día o no, pero no en nombre de las instituciones laicas que tanta sangre, cárcel, lucha y esfuerzo costó a la humanidad para despojarse de un lastre dogmático y confesional que todavía nos pesa como una losa antidemocrática imposible de disolver. Los políticos de nuestras poblaciones son muy cómodos. Se dedican a gestionar la política facilona: asistencia a actos determinados, risitas y palmaditas de todo tipo a este u otro cual. Y todo con más de un millón de euros de por medio en La Romana que hay que gestionar. La cosa es más seria, y los sueldos y subvenciones que reciben los partidos políticos presentes en nuestro Ayuntamiento, deben estar pensando más en lo seria que es la misión para la que el pueblo los ha elegido, y dejarse de sandeces y tonterías. La política es una cuestión digna y seria, y no debemos devaluarla mediante actitudes como las de pensar que perderemos votos si no asistimos a las correspondientes procesiones. Al pueblo se le educa a base de ejemplo y jugándose los cuartos: jugándose los votos digna y valientemente. Si el pueblo pide asistencia de alcaldes y concejales a la procesión, habrá que explicarles, de forma unánime que eso no es así, y que con ello se incumple la Constitución. Los concejales de tal y cual partido, además de asimismos (como muchos hacen) y de la ideología de su partido, representan ante todo un Estado en cuya configuración constitucional se señala que la laicidad resulta un elemento fundamental para la configuración de un modelo democrático y libre a la vanguardia del progreso ético del que unos y otros (de boca y sin dar ejemplo) dicen ser valedores. La solución debiera estar en un pacto más o menos explícito, más o menos oficial, en el que tanto PSOE (léase “Partido Liberal” y nada de “socialista obrero”, por aquello de la jubilación a los 67 años, la disminución del IRPF a los más ricos o el seguidismo al PP en el mismo modelo económico y la concertación público-privada de los servicios públicos de sanidad y educación) como PP (léase “Partido Conservador”) se comprometiesen, en cumplimiento del mandato constitucional de laicidad al que están sometidos como representantes de un Estado cuya constitución prometieron/juraron cumplir y hacer cumplir, a no asistir a ninguna de las procesiones o actos religiosos que se celebraren en cuanto que concejales o alcalde/esa. Es necesario en ocasiones arriesgar, y probablemente, después, todos los concejales acabarán yendo a las procesiones, y se matarán por llevar el cirio y dejarse ver, de nuevo con el traje más o menos grande, pero eso formará parte de la ridiculez propia de quienes, ya de por sí, piensan que la carrera política y democrática continúa jugándose en las procesiones y actos religiosos. Al final, pensarán, si vamos a ir igual, aunque no sea detrás del cura y delante del tío del bombo en medio de la procesión, tampoco valdrá la pena armar ningún numerito ni comprometerse a nada… que es a lo que están mal-acostumbrados nuestros políticos: a no comprometerse a nada ni a jugársela. Se trata de pasar el rato, lucir cuanto se pueda y que la cosa venga como tenga que venir. En tiempos de crisis, en los que muchos de nuestros vecinos están pasando momentos difíciles, y en los que muchos de los cuales han de preocuparse tan solo de sobrevivir, nuestros políticos son capaces de hacer grandes inversiones en trajes por el mero hecho de lucir y ostentar, delante de estos vecinos, delante de Jesucristo y su Padre, los cuales, si de verdad creen en Ellos, les estarán observando y juzgando. Y ya sabemos que el Cristianismo (y ya no digamos el rabioso Catolicismo), cuando de juzgar se trata, no gasta bromas: “¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo evitaréis el ser condenados al fuego del infierno?”; “Enviará el Hijo del hombre a sus ángeles, y expulsarán de su reino a todos los escandalosos y a cuantos obran la maldad; y los arrojará en el horno del fuego: allí será el llanto y el crujir de dientes”. Eso sí que es persuasión, y lo demás castigos eternos… ¿o es esto?

En la imagen concejales del PSOE y del PP incumpliendo la Constitución de 1978 ante todos los ciudadanos y en plena calle durante la procesión del Viernes Santo de este año.

Es la hora de la filosofía, la razón, la libertad, la democracia genuina, el laicismo, la igualdad, la solidaridad, la ciencia al servicio del progreso humano y humanístico. Es la hora de que los políticos asuman el verdadero papel que les corresponde y no asuman el chantaje al que constantemente pretenden someternos los ministros católicos y sus huestes impositoras y profesantes del “haz lo que yo diga pero no lo que yo haga”. Un buen cristiano, sabedor del padecimiento que la institucionalización de una religión oficial les impuso hasta el año 313 (para ser administrado por estos desde las instituciones del Imperio Romano a continuación), un buen cristiano pues, conocedor de estos y otros padecimientos, tales como los que pretenden escenificar en los días de castigo a la figura de Jesucristo (Semana Santa), debiera comprender que la tolerancia entre religiones, el despojo de la hipocresía y la laicidad de un Estado que mira en igualdad de condiciones a todas las religiones y a ninguna de ellas se somete, deben ser las principales bendiciones y esfuerzos morales mediante los que beneficien a la comunidad, en última instancia constituida por seres humanos constituyentes y sujetos a un orden social y político dispuesto para la gestión de determinados bienes entre los que se cuenta la libertad de culto, el no sometimiento de los políticos a los postulados confesionales y parciales, y sobre todo, el progreso humano, ante el que la religión se muestra siempre hostil, no por voluntad coyuntural, sino por prescripción genética y moral. No es nada sencillo explicar la sensación de angustia y vergüenza cívica que a un ciudadano normalizado con el umbral democrático idóneo le produce ver a sus representantes, de cualquier nivel institucional, acudiendo a actos religiosos cuyas prácticas resultan directamente heredadas del Régimen previo, en nombre de sus electores, en representación de éstos y del Estado que los ciudadanos han constituido y cuya gestión delegan en dichos representantes. No es nada sencillo, pero es igualmente imperioso y necesario describir esta situación para atestiguar la gravedad del suceso, de la realidad que encierra y manifiesta. La convicción religiosa laica y atea me permite coincidir con la convicción colectiva manifestada en el texto constitucional, laica o al menos aconfesional (ciertamente, no del todo claro en cualquier caso), a partir de la cual toda ausencia en actos religiosos en cuanto que representante político me resultará del todo adecuada conforme al mandato constitucional que como ciudadano asumo en la misma medida que lo asumo al hacer uso de los instrumentos que en el mismo se contienen para su transformación. Este es el respeto por los ciudadanos, por la democracia y el modelo de convivencia que debemos construir en miras a la tendencia evolutiva que desde el punto de vista humano debemos perseguir: la laicidad, la tolerancia, la libertad, la igualdad.

Si un guardia local diera el alto a Jesucristo al pasar por una de nuestras poblaciones con motivo de una procesión, no podría sino solicitar a la autoridad competente una nueva crucifixión, esta vez sin resurrección ni segundas venidas. Si Jesucristo viera los tacones, los chales y las corbatas que en su nombre se lucen varias veces al año por las calles de nuestros pueblos, no podría sino pedir que una señora del terreno le dejara, sin deshacerse el cardado, un chal para poder proteger la desnudez de la que toda su vida fue titular entre sotanas desgarradas y sucios trapos. Si Jesucristo supiera que en su nombre se han colmado las injusticias que durante su predicamento denunció, no podría sino solicitar que le hubiesen cortado la lengua como durante siglos la Iglesia Católica practicó a quienes no profesaron la fe que por dogma es mentirosa e interesada. In nomine Domine.

Sobre nuestras calles se describirán los rastros de la cera que como nuestra laicidad queda estampada en el ardiente asfalto cual sociedad burlada por sus propias autoridades. Esas autoridades que con vehemencia ultrajan la aconfesionalidad del Estado y copresiden con sumo interés y mayor implicación política, al son de un chinda-chinda solemne, uno de los más siniestros actos litúrgicos (antropológicos) de los que gusta nuestra sociedad.

“Prohibido estacionar. Procesión. De tal hora a tal hora”. Y un amenazador dibujito con una grúa llevándose a un coche de quien podría calificarse como un neo-hereje.

Da verdaderos escalofríos observar la necrofilia sobre la que se sustentan las manifestaciones religiosas católicas, que pasean su tufo por nuestras calles en un silencio sepulcral sólo interrumpido por las pruebas de audio de alguna barraca o de la orquesta: si, si, un, dos tres, ei, si, ei, si, hola. Da verdaderos escalofríos ser testigo de una de las manifestaciones que todavía trae hasta nuestros tiempos la cultura política local arraigada en el caciquismo decimonónico de cuya sofisticación se encargó el Régimen Nacional-Católico del fascismo franquista. Da escalofríos que desde las profundidades de nuestra trágica histórica emerja, como el agotado marinero trae hacia sí las redes desde el fondo del mar, el más genuino de los cienos de nuestro pasado enrojeciéndonos la mirada con la sal que nos salpican los agonizantes peces de la laicidad.

Los políticos locales se sumen en toda esta parafernalia y delegan en un acto religioso su exposición ante su sociedad. Caminan con paso firme y en una perfecta fila cuál ejército que camina hacia su propia muerte: Ave, Caesar imperator morituri te salutant. Las procesiones son el paseillo por el que los curas llevan a la democracia hacia la humillación después de haberla insultado y vejado. Porque no hay mayor competidor para la soberanía, junto con el capital, que el poder católico. Y con las caras bien altas y la barbilla perpendicular al horizonte de nuestras tierras, las autoridades caminan con paso armónico, sólo bajando la mirada, siempre huidiza, con la terapia de contemplar el buen calzado frente al que Jesucristo, atónito, parado en la carretera por el guardia local, tanta vergüenza sintió por los callos de los niños descalzos.

En un Estado aconfesional como el nuestro no debiera darse la circunstancia que a tantos ciudadanos sensatos nos persigue en nuestro camino cívico. La circunstancia de que se entone el himno oficioso del Estado a la salida y entrada de las imágenes en virtud de cuyo honor los jóvenes se emborrachan y toman la pastilla del día después, los niños tiran petardos dentro de botes de cerveza vacíos y los mayores huyen hacia sus casas murmurando un “vaya música, esto ya no es lo que era”.

Escuchando el oficioso himno de España secuestrado por una secta que ha triunfado, Jesucristo, parado en la gasolinera y esperando a que la procesión pase, pensará que todo fue en balde. No obstante, ya puede usted pasar, la procesión terminó.

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

Descenso a la clase obrera (I). Informe Petras: un hito silenciado de nuestra historia reciente.

Posted by Bernabé en abril 21, 2010

El Informe Petras constituye uno de los hitos fundamentales en el diagnóstico lúcido y acertado de la realidad social y laboral de España en el S. XX y con pleno encaje y proyección en la actualidad. El mismo se ubica en plena conexión con las decisiones de liberalización adoptadas por los gobiernos de Felipe González durante los años ochenta en particular y que tendrán su extensión en las políticas neoliberales de los Gobiernos de Aznar y en la subsiguiente ofensiva liberal desarrollada por el PSOE bajo el liderazgo de J. R. Zapatero en las áreas laborales, económicas y de fomento especulativo.

Con un método similar al utilizado por Richard Sennett en su obra La corrosión del carácter: las consecuencias personales del trabajo en el nuevo capitalismo, el estudio de James Petras desvela las claves de las funestas consecuencias que para el tejido social tuvieron las medidas de liberalización, privatización y empoderamiento de las empresas adoptadas por el neoliberalismo radicado en las siglas de la socialdemocracia española durante los años ochenta y noventa. La historia del Informe Petras resulta coherente con las artes manipuladoras que durante el Franquismo y la subsiguiente Monarquía Parlamentaria se han venido dando en nuestro país, erigiendo la supuesta riqueza económica y el ascenso internacional de España sobre un cerro de ocultaciones y manipulaciones destinadas a mantener el engaño a una clase trabajadora cada vez más debilitada y sometida a las arbitrariedades empresariales y corruptas, convertidas en Ley y motivo de justicia. Encargado por el CSIC durante los gobiernos del PSOE, el informe fue, elaborado tras seis meses de estancia en Barcelona por parte de su autor para tal efecto, entregado al propio CSIC, de donde el Gobierno nunca hubiese querido que saliera y en este sentido orientó sus esfuerzos.

Pienso que su reiterada publicación y publicidad, unida a una labor de difusión, divulgación y debate destacada, serviría para poner de manifiesto, sobre la base de las conclusiones del informe, los puntos fundamentales que nos han llevado a la actual situación de crisis en la que la clase trabajadora ha perdido toda capacidad de acción efectiva frente a un Estado convertido en un cortijo destinado a la satisfacción de los intereses económicos más feroces en contra de la Humanidad que los trabajadores y sus unidades familiares representan en el esfuerzo por vivir, trabajar y superar sus problemas, tanto cotidianos, como comunitarios y de encaje colectivo. Existe la suficiente bibliografía y producción mediática (alternativa a la impuesta por las corporaciones empresariales y partidistas que detentan los beneficios de la concentración del capital) como para poner en marcha un proceso de puesta en valor de las premisas básicas que explican la actual situación de indefensión laboral y destrucción del tejido social, y sobre las que se erigen las reflexiones en detalle de cada uno de estos conceptos (privatización, liberalismo, marxismo, flexibilización laboral, empoderamiento empresarial, globalización, economía especulativa).

El objetivo del estudio consiste en “un análisis de las relaciones entre la estrategia de modernización del Gobierno socialista y su impacto sobre la estructura social. A medida que avanzaba la investigación, iba quedando claro que se había llevado a cabo poco trabajo de campo en el impacto sobre la clase trabajadora, especialmente sobre la joven generación de los 90. Las precarias y abominables condiciones a las que los jóvenes trabajadores tenían que hacer frente en el mercado laboral se convirtieron en la principal preocupación. Decidí cambiar la estrategia de mi investigación del macro al micronivel, y centrarme en los costes humanos y los destructivos efectos sociales de la modernización a través de la estrategia de liberalización. El resultado es un estudio de casos de 20 trabajadores de generaciones pasadas y presentes, y de los efectos en la vida cotidiana derivados de la estrategia de liberalización”.

A partir de esta observación, el autor procede a un análisis que contará con una secuencia de la investigación ordenada según los siguientes apartados, que durante los próximos días iremos desglosando y ampliando para un mayor conocimiento y difusión del mismo entre nuestros lectores ávidos de justicia social, pedagogía política y argumentos para la dignidad, identidad y justificación de la lucha obrera:

–          La estrategia de la modernización.

–          El impacto en la estructura social.

–          Cultura Cívica.

–          La Brecha Generacional.

–          Empleo / Paro.

–          Contratos de Trabajo.

–          La generación mayor. Crecer en la España de posguerra. ¿Dónde están los progresistas?

–          La nueva generación.

–          En Resumen.

Avanzamos, en esta misma entrada, una primera reflexión: “Durante el régimen regulador “industrial-nacional”, los principales actores sociales eran funcionarios públicos nacionales (electos y no electos) y líderes empresariales, sindicales y cívicos. Bajo el nuevo régimen regulador, los actores principales son prestamistas extranjeros, directores de bancos multinacionales, altos funcionarios de la CE y funcionarios públicos (elegidos o no) vinculados a las redes internacionales. El nuevo régimen regulador y el proceso de acumulación que éste dirige ha tenido dos impactos principales: (1) ha facilitado la desindustrialización de la economía y la ascendencia de la “economía de servicios”; (2) ha fomentado la desnacionalización de la economía y la ascendencia del capital de propiedad extranjera. En el contexto español, “liberalización” no significa “desregulación” o ausencia de “reglas” que gobiernen la economía, ni significa tampoco la eliminación de la intervención estatal. Lo que implica más bien es un cambio en las reglamentaciones, que facilita la expansión del capital extranjero, el crecimiento de los servicios y mayores prerrogativas del personal directivo en el puesto de trabajo”.

Salud y República.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »